Cuentan los viejos del lugar que al salir el sol, llegaban de todas partes. Venían desde casas cercanas y pueblos de alrededor, venían de la alegría de sus viajes o del día a día en sus trabajos. Y allí, mientras compartían el pan y bebían de sus tazones, lloraban sus derrotas y reían con sus victorias! Era su forma de empezar el día, era como escribir su diario, la forma de mantenerse presentes… Miss...